jueves, 13 de septiembre de 2012

INFECCIONES DE VIAS AEREAS ALTAS

Las infecciones respiratorias agudas constituyen la causa más frecuente de consulta en la edad pediátrica.

Dentro del grupo de las infecciones respiratorias agudas altas se pueden mencionar la otitis media aguda, sinusitis, resfrío común, faringoamigdalitis, faringitis, adenoiditis, laringitis obstructiva y epiglotitis.

A pesar de ser un motivo de consulta tan frecuente, existe una gran diversidad de tratamientos no acordes a su etiología y evolución, con uso y abuso de medicamentos.

A pesar de encontrarse a lo largo de todo el año, las infecciones respiratorias agudas de origen viral tienden a tener una estacionalidad, presentándose principalmente en las épocas frías en forma de brotes epidémicos

Las infecciones respiratorias agudas son más frecuentes en niños pequeños, especialmente en lactantes y preescolares que acuden a guarderías o jardín de niños, pudiendo elevarse el número hasta 8 episodios por año entre el año y los 5 años de edad.

El 80 a 90% de los cuadros de infecciones respiratorias agudas son de etiología viral. La etiología bacteriana, de mucho menor frecuencia, está relacionada a algunos cuadros específicos de infecciones respiratorias agudas  altas, como otitis media aguda, sinusitis, adenoiditis y faringoamigdalitis.


RESFRIADO COMUN

También conocido como rinofaringitis aguda, es la infección más frecuente en los niños y se caracteriza principalmente por escurrimiento nasal,  obstrucción nasal y estornudos. La causa es predominantemente viral, encontrándose ocasionalmente agentes bacterianos, en forma secundaria, en casos de complicación.

 Los niños presentan en promedio 5 a 8 infecciones al año, con una incidencia máxima en el menor de dos años. El período de incubación es corto, pudiendo ser incluso de pocas horas, y el cuadro dura generalmente de 3 a 7 días.

La transmisión se produce por vía aérea desde un enfermo o portador a un individuo susceptible. La infección se localiza preferentemente en la mucosa nasal y faríngea, donde se produce un fenómeno de inflamación local, con dolor y enrojecimiento de la mucosa, pueden aparecer vesículas en amígdalas.

En los lactantes el cuadro comienza habitualmente con fiebre, irritabilidad, decaimiento, estornudos y ruidos nasales. Pronto aparece el escurrimiento nasal  y desaparece dentro de la primera semana. Puede ocurrir aumento transitorio de las evacuaciones intestinales.

 Los síntomas comienzan a disminuir hacia el cuarto día, pudiendo aparecer otros signos respiratorios como disfonía o tos productiva.

Los lactantes mayores y preescolares habitualmente presentan menos fiebre y menor compromiso del estado general. A mayor edad, el cuadro comienza con sensación de sequedad e irritación nasal, seguido de estornudos y lagrimeo.

Se debe recordar que los síntomas iniciales de cualquier patología respiratoria pueden sugerir un resfrío común por lo que es esencial considerar y supervisar la evolución del cuadro.

Considerando la evolución normal del resfrío común, se debe poner atención a la persistencia o reaparición de fiebre más allá del cuarto día, prolongación más allá de 7 días de la etapa purulenta del escurrimiento nasal y falta de tendencia a la mejoría a partir del quinto día de evolución, hechos que pueden indicar sobreinfección bacteriana del cuadro.

En los lactantes más pequeños es fundamental realizar un buen aseo nasal en forma frecuente. El uso profiláctico de antibióticos está completamente contraindicado.


FARINGOAMIGDALITIS

La faringoamigdalitis  corresponde a una infección o inflamación de la faringe y las amígdalas. Dentro de las causas infecciosas se distinguen las bacterianas y las virales. En los menores de tres años es mucho más frecuente el origen viral, mientras que en los mayores aumenta significativamente el origen bacteriano.

Dentro de las manifestaciones clínicas de la faringoamigdalitis bacteriana existen elementos que son muy constantes y que ayudan a sospechar el diagnóstico:
·         Inicio agudo de los síntomas
·         Dolor faríngeo  intenso, dolor abdominal
·         Presencia de exudado blanco, cremoso, en amígdalas
·         Puntilleo rojo e inflamación en el paladar blando

El tratamiento debe estar orientado al alivio sintomático y erradicación del agente causal.


OTITIS MEDIA AGUDA

La otitis media aguda se presenta con mayor frecuencia a edades tempranas, especialmente en el menor de 2 años, con una muy baja incidencia en el mayor de 7 años

Se debe al acúmulo de líquido en el oído medio permitiendo la proliferación de agentes infecciosos y desencadenando la otitis media aguda.  

Un tercio de las otitis medias agudas son de origen viral y el resto, de origen bacteriano.

Dentro de las manifestaciones clínicas se observa, en los lactantes: irritabilidad, rechazo alimentario, fiebre, llanto persistente y a veces vómitos. Los niños mayores pueden comunicar dolor de oído. Frecuentemente existe el antecedente de infecciones de vías aéreas  altas.

Con el tratamiento adecuado, la mayoría de los niños presentan mejoría clínica dentro de 48 horas, con disminución de la fiebre y mejoría de los otros síntomas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada